Aparato reproductor

Aparato reproductor

Anatomia Humana

Anatomía humana

El aparato reproductor de los seres vivos, se aplica a una serie de órganos  que realizan los procesos reproductivos; existen las células básicas  de la reproducción sexual, las cuales son las células germínales femenina y masculina.

ORIGEN DE LAS CÉLULAS REPRODUCTORAS
Espermatozoides

Dos espermatozoides humanos
La pequeña cabeza en forma de cápsula contiene la dotación cromosómica del macho. El flagelo que forma la cola ayuda al espermatozoide a avanzar hacia el óvulo para tratar de fecundarlo.

El crecimiento embrionario  de cualquier  animal  que lleve a cabo la reproducción sexual, se da mediante la división celular; algunas células de las que se producen en la división celular son  llamadas células germinales primordiales  se mantienen en un estado muy particular llamado estado indiferenciado.

Hay otra clase de células  llamadas células vegetativas o somáticas, las cuales  se pueden diferenciar en los tejidos y  órganos. Las células germinales primordiales  en los invertebrados  se les puede encontrar en la dentro del cuerpo o cavidad corporal, incluso dentro del sistema circulatorio. En los animales superiores  como los vertebrados, las células germinales primordiales  se les puede encontrar muy cerca del  sistema excretor, los órganos donde se encuentran estas células, son los órganos reproductivos, a los que se les denomina gónadas.

El aparato  reproductor  tiene como origen primitivo a los riñones, se les puede localizar en los embriones en la zona lateral  y anterior,  estos órganos son desplazados antes del parto a las regiones ventral  y posterior.

La Mitosis o división de las células germinales primordiales se lleva a cabo cuando  las células indiferenciadas sufren muchas divisiones, esto ocurre cuando las  células llegan a la madurez, entre tanto permanecen inactivas; estas divisiones provocan que el contenido genético se duplique en cada célula, lográndose en esta división que se originen células con  un número idéntico de cromosomas  al de las células que las produjeron. Los gametos o células productoras  en madurez, en este proceso las células germinales comienzan a experimentar un muy especial tipo de división (Meiosis), reduciendo la carga cromosómica. En los animales superiores,  en las gónadas estas cellas somáticas,   al experimentar la madurez sexual   secretan hormonas y bioquímicos que controlan los diferentes  cambios  y caracteres del organismo.

GÓNADAS
Óvulo saliendo del ovario

Óvulo saliendo del ovario
El ovario es el órgano femenino donde se producen las células reproductoras, llamadas óvulos. Esta micrografía electrónica de colores falsos ilustra el momento en que un óvulo maduro se desprende del ovario. El óvulo (en rojo) está rodeado por células y líquido procedentes del folículo ovárico roto.


Los testículos o gónadas masculinas, son las que en su madurez sexual  contienen las células germinales que se encargaran de producir los espermatozoides o gametos masculinos; en su caso los ovarios, producirán los gametos femeninos u ovarios, todo a partir de células germinales.

Existe cierta clase de animales  invertebrados  que en su sexualidad reproductora  tienen gónadas masculinas y femeninas a lo que se le denomina Hermafroditismo. Pero generalmente, en invertebrados y vertebrados,  cada individuo  tiene testículos  o tiene  ovarios pero no tiene ambos.

en animales invertebrados, estos pueden tener múltiples  gónadas, hasta 26 pares de gónadas, en los vertebrados  el número de gónadas es de un  par de gónadas, dos gónadas  que en la mayoría de los vertebrados se encuentran en la parte exterior protegidos por una bolsa  llamada escroto; las aves tiene la características muy poco común  de poseer una sola gónada, pero los búhos, palomas,  halcones y loros poseen dos gónadas.

Cuando los animales  alcanzan la madurez sexual,  el tamaño de las gónadas  aumenta  y se producen una gran cantidad de células germinales; también aumenta el tamaño de las gónadas durante la época de  reproducción  sexual; en los peces,  el tamaño de los ovarios  aumenta  considerablemente el volumen, alcanzando hasta una cuarte o  tercera  parte del tamaño del pez.

Estructura de las gónadas humanas

Estructura de las gónadas humanas
Las gónadas (en los hombres, los testículos; en las mujeres, los ovarios) son los órganos que producen los gametos y las hormonas sexuales. Los gametos masculinos son los espermatozoides, producidos por división celular en los túbulos seminíferos de los testículos adultos. De forma típica, varios millones de espermatozoides maduran en el epidídimo y se almacenan en los conductos deferentes cada día. Todos los que no se liberan en la eyaculación son reabsorbidos, como parte de un ciclo continuo. En las mujeres, los ovarios producen óvulos o huevos. Al nacer, unos 2 millones de oocitos, u óvulos inmaduros, están presentes en los ovarios. Cuando la mujer llega a la pubertad, un óvulo madura cada 28 días aproximadamente, dentro de un folículo de De Graaf. La ovulación ocurre cuando el óvulo maduro se desprende del folículo en el ovario y comienza su viaje por la trompa de Falopio hacia el útero.


Cada animal tienen muy diferente estructura en ovarios y testículos. Pero generalmente cuentan con delicados  túbulos   que se encuentran replegados en los testículos, estos túbulos seminíferos, células germinales primitivas  se transforman en espermatozoide al madurar.

En la gran mayoría de los mamíferos, los testículos son  órganos  ovales  protegidos por  tejido resistente; al interior los testículos están formados  por diversos compartimiento , donde cada compartimiento  contiene  cientos de túbulos seminíferos. Cuando los espermatozoides están listos son liberados  por conductos llamados eferentes que los llevan hasta un tubo de paredes gruesas llamado  epidídimo donde se almacena el esperma.

Todos los vertebrados superiores, sean marsupiales, elefantes o ballenas, los testículos se encuentran dentro del cuerpo humano durante todo el ciclo de vida, pero en mamíferos como miembros de familias de camellos, murciélagos,  roedores los testículos permanecen en la cavidad corporal  hasta que llega la época de reproducción sexual, es cuando se desplazan  hasta la bolsa escrotal.

En el hombre, marsupiales y mamíferos superiores  los testículos  se encuentran siempre dentro de un  escroto externo, en la etapa fetal, los testículos  son desplazados por los músculos ventrales  y del tronco, este desplazamiento arrastra el peritoneo  y la piel que cubre estos músculos. Existe un conducto en la edad fetal, el conducto inguinal por donde se desplazan los testículos, este conducto se cierra después del nacimiento;  existen casos  en que este conducto sigue abierto después de nacer, dándose  frecuentemente casos de hernias.

Los testículos al desplazarse  arrastran parte del peritoneo, este peritoneo da formación a una pared membranosa que se ubica   justamente en medio del escroto y los testículos y recibe el nombre de tunica vaginalis. Cuando los testículos no bajan  en la etapa fetal al saco escrotal ocasionan un trastorno llamado criptorquidia que generalmente provoca esterilidad si no es corregido  por  cirugía o tratamiento hormonal.

Las células germinales  no soportan las temperaturas elevadas del interior del cuerpo humano en la cavidad abdominal, estas altas temperaturas  evitan el desarrollo normal de dichas células; por eso los testículos deben descender al saco escrotal  en los animales superiores, este saco escrotal los mantiene en temperatura óptima.

Vista interna del aparato reproductor masculino

Vista interna del aparato reproductor masculino
Las estructuras reproductoras masculinas son en su mayor parte externas. El proceso de producción de los espermatozoides comienza en la pubertad y continúa durante toda la vida. Los gametos masculinos o espermatozoides se forman en los túbulos seminíferos de los testículos, un par de glándulas alojadas en el exterior de la cavidad abdominal, dentro de la bolsa llamada escroto. La localización externa del saco escrotal permite mantener una temperatura algo inferior a la del cuerpo, lo que resulta esencial para la formación de los espermatozoides. Estos pasan desde el testículo a un conducto largo y muy plegado, llamado epidídimo, donde se almacenan varios días hasta que maduran.


La células germinales femeninas   a diferencia de las células germinales masculinas se originan dentro de la cavidad abdominal como células individuales en el tejido embrionario, de estas células se produce el ovario, como dijimos, dentro de la cavidad abdominal unida al peritoneo.

Cuando las células maduran y se convierten en óvulos, las células ováricas  que los rodean se convierten en células foliculares que se encargan de nutrir al óvulo. Cuando llega la etapa de reproducción, el óvulo se prepara para liberarse, para ello los tejidos circundantes se ahuecan y se llenan de líquidos para ser desplazados hacía la superficie del  ovario. A la masa de óvulos , tejido y liquido se le conoce como folículo de De Graaf; entonces el ovario de los animales adultos es  una masa de tejido conjuntivo y glandular, conteniendo gran cantidad de folículos  en distintas etapas de maduración. En los seres humanos el número de folículos que maduran por ovario   en la mujeres es de un folículo de De Graaf cada vez que ocurre el ciclo de menstruación. Los animales multíparos, aquellos que paren más de una cría, existe un mayor número de folículos de De Graaf.

Al paso de los días el folículos de De Graaf alcanza la madurez, entonces se abre paso hasta la superficie del ovario y libera al óvulo, cuando el óvulo es liberado es llamado ovulación y está listo para ser fecundado. El lugar que llenaba el folículo De Graaf se llena de sangre convirtiéndose en cuerpo hemorrágico; a los pocos días el cuerpo hemorrágico los remplaza una masa de tejido amarillo a la que se le llama cuerpo amarillo o lúteo.  Este cuerpo amarillo segrega hormonas que preparan al útero para recibir al óvulo en caso de ser fecundado. Si  el óvulo  no es fecundado, el cuerpo amarillo o lúteo  se sustituye por una cicatriz fibrosa denominada corpus albicans. La hipófisis es la glándula que se encarga de controlar las funciones   de la gónadas masculinas y femeninas, ello mediante la segregación de hormonas.

TRANSPORTE DE LAS CÉLULAS REPRODUCTORAS
Caballitos del diablo: apareamiento

Caballitos del diablo: apareamiento
Después del apareamiento, los caballitos del diablo depositan sus huevos en el agua. Los huevos eclosionan y se desarrollan formas larvarias acuáticas, que luego dejan el agua, sufren metamorfosis y se convierten en adultos.
Las células reproductoras son enviadas de las gónadas hacía el exterior, mediante un orificio corporal externo. En vertebrados que viven en el agua, muchos de ellos  liberan las células reproductoras directamente al agua a través  de órganos porosos en  la piel. En el ser humano y vertebrados  superiores, las células reproductoras  son llevadas al aparato  excretor u urinario o conductos que han evolucionado para llevar a cabo la reproducción. En los machos los conductos se conectan directamente con los testículos, estos llevan los espermatozoides al conducto eyaculatorio que al contraerse expulsan el esperma por la uretra.
Trompa de Falopio de la vaca

Trompa de Falopio de la vaca
Las trompas de Falopio, presentes en todos los vertebrados superiores como la vaca, constituye un camino o conexión entre el ovario y el útero. Después de que el óvulo ha sido liberado del ovario, entra en la trompa de Falopio gracias a la acción de unas estructuras filamentosas llamadas cilios, que transportan el huevo al útero, donde se fecunda, se implanta y comienza su desarrollo.


En los peces,  el óvulos pasa por una zona hueca del ovario hacía la cloaca, pero en los vertebrados no existe una conexión directa entre el ovario y los oviductos que son los que transportan  el óvulo hacía la cloaca u orificios que los llevan al exterior. En los mamíferos el óvulo cae en órganos reproductores  situados en la cavidad abdominal, en los animales superiores el oviducto se llama trompa de Falopio, el cual tiene forma de embudo en su extremo que está próximo al ovario; en el interior de la trompa de Falopio los cilios desplazan al óvulo maduro. Puede ocurrir  que el óvulo   no encuentre la parte abierta  del oviducto, entonces cae  fuera de la trompa de Falopio, si el óvulo es fecundado en la cavidad abdominal se produce el embarazo ectópico.

En animales inferiores, los oviductos van directo a las cloacas,  en animales mamíferos  placentarios, marsupiales los oviductos forman un anillo al unirse en sus extremos cloacales, formando un órgano musculoso  llamado útero o matriz, allí se desarrolla el embrión y se forma  la vagina del mismo órgano musculoso.

GENITALES
Fecundación interna

Fecundación interna
Los vertebrados terrestres se abrazan estrechamente el uno al otro durante la copulación, el acto mediante el cual el macho deposita su esperma dentro del aparato reproductor femenino. En las tortugas gigantes de las islas Galápagos que se muestran aquí, el apareamiento puede durar horas.


Los animales acuáticos que ponen huevos en el agua, la fecundación se da por atracción química, por eso la atracción se genera entre huevos y espermas de una misma especie, si  hay una distancia insalvable entre  huevos y espermas hay poca  fecundación de los huevos. Para resolver este problema, muchas especies acuáticas se fijan a su parejas para ser oportunos en el momento que su pareja deposite los huevos, los machos  depositan el esperma  en el mismo lugar.

En el caso de las serpientes u otros animales terrestres,  la evolución  ha desarrollado diversas adaptaciones  para fecundar internamente los huevos; el macho durante la época de la reproducción se fija con ganchos  en la cloaca, uniendo al macho y a la hembra  para  fecundar los óvulos con el esperma.

Los genitales  son los  órganos externos de la reproducción, utilizados para la fecundación interna. En todos  los mamíferos superiores a los monotremas, incluido el hombre, este órgano se llama pene, el pene es el  aparato genital masculino, un órgano eréctil  que se encarga de depositar el esperma dentro del aparato genital femenino, llámese cloaca o vagina.

Los animales más primitivos  que tienen pene son las tortugas y los cocodrilos, este pene se encuentra localizado en la pared ventral de la cloaca y el esperma es expulsado por un surco  en la parte superior del pene, el cual se desplaza a l largo de este surco hasta la cloaca femenina.

En los humanos, marsupiales y mamíferos superiores  placentarios, el pene es un órgano tubular formado por tejido vascular, tejido conjuntivo y cubierto por piel laxa. El cuerpo cavernoso del pene lo forman dos grandes  haces de tejido, este cuerpo cavernoso, durante la excitación sexual se llena de sangre   y provoca la erección del pene.

El flujo de la sangre hacía el pene es controlado por los nervios sacros, el tercer haz de tejido se encuentra debajo del pene formando el cuerpo esponjoso, a este haz de tejido lo atraviesa la uretra, en cierta clase de mamíferos este haz  tiene un hueso que se encarga de darle mayor dureza  al pene; el extremo del pene tiene gran cantidad de terminaciones nerviosas sensibles, este extremo ensanchado del pene se llama glande, en los  marsupiales el glande está dividido.

En muchos mamíferos los genitales masculinos se encuentran replegados  dentro de una cubierta, sólo cuando esta erecto se puede apreciar en el exterior, este es el caso de los gatos. En los seres humanos y primates el pene se encuentra colgando libremente cuando no está erecto;  en ellos el glande se encuentra cubierto por una piel retráctil denominado prepucio.

La vagina es el órgano genital externo  femenino y se encuentra en animales placentarios y marsupiales, los seres humanos no son la excepción  y en los primates en la hembra se encuentra la vagina, incluyendo a la mujer que tiene una sola vagina, sólo los marsupiales  y algunos mamíferos  que se encuentran de manera intermedia entre marsupiales y mamíferos  tienen dos vaginas y dos matrices.

En especie primates y en los seres humanos que no han presentado coíto, la entrada de la vagina se encuentra cubierta por una membrana llamada himen y precisamente delante del himen se encuentra la salida de la uretra. En la vagina se encuentran dos pliegues a os que llamamos labios menores, son de tejido membranoso, estos dos labios  rodean  el espacio de la uretra y el orificio de la vagina externo.  Como ocurre con las mujeres, la vagina de  los primates tienen dos pliegues más, a los que llaman labios mayores, estos labios mayores cubren los labios menores. El clítoris que es el centro nervioso y comparativamente  sería un pene pero mucho más pequeño, este clítoris se encuentra encima de los labios.

GLÁNDULAS ACCESORIAS

Las glándulas en los procesos reproductivos se encargan de suministrar los medios acuosos donde los espermatozoides  tengan mayores oportunidades  de vivir y de  movilización, estas glándulas producen mucosidades  que ayudan a reducir la fricción durante  el coito, también pueden emitir  aromas  que pueden resultar atractivo para el sexo opuesto, estas mismas glándulas segregan nutrientes para  el huevo.

En el macho es la próstata, la glándula más importante, se encarga de abastecer de moco o semen  a las vesículas seminales,  la próstata sólo se encuentra presente en los mamíferos placentarios. La próstata en la juventud tienen un tamaño aproximado de una castaña, esta misma glándula llega a crecer duplicando o triplicando su tamaño en la madurez, está localizada  en la base de la uretra, el mismo lugar donde la uretra  sale de la vejiga y se adentra en el pene. La glándula prostática se encarga de producir un espeso  líquido lechoso el cual tiene un olor muy característico. Esta leche espermática da volumen a la eyaculación. Existen dos glándulas pequeñas, del tamaño de un guisante, llamadas glándulas de Cowper, se situan a los lados de  la base del pene, produciendo una sustancia espesa que se cree protegen a los espermatozoides de los fuertes ácidos  de la vágina.

En el lugar donde la vagina se junta con el útero en las hembras se encuentran  las glándulas lubricantes o glándulas del cérvix, las glándulas de Bertholin  se encuentran localizadas  en lo que se denomina vestíbulo, justo entre el himen y los labios menores.  Los dos grupos de glándulas segregan mucosidades que ayudan a la lubricación; las hembras también tienen glándulas uterinas que se encargan de preparar al útero para la llegada del óvulo fecundado.

Existe otro grupo de hormonas, son las llamadas feromonas, estas sustancia especiales se encargan de avisar  al sexo opuesto de la disposición para la reproducción; las feromonas son producidas por glándulas anales y su aroma es detectado a grandes distancias por el macho o la hembra.

Existen diferentes estructuras  fisiológicas  diseñadas por la naturaleza para la alimentación del  feto; en los mamíferos placentarios,  la placenta  es un milagro de la naturaleza. En los mamíferos, lo que da nombre a su especie son las glándulas mamarias, también se les incluye como glándulas accesorias de la reproducción.


Anatomía de la mama

Anatomía de la mama
Las mamas son los órganos que contienen las glándulas mamarias, presentes en los animales pertenecientes a la clase de los Mamíferos. En el centro de cada mama se encuentra el pezón, que está rodeado por una zona pigmentada, de forma más o menos circular, que recibe el nombre de aréola. Pequeñas glándulas presentes en el pezón y alrededor de él, proporcionan lubricación y protección frente a la infección, lo cual es especialmente importante en las mujeres que dan de mamar a sus bebés. La leche, producida por los lóbulos presentes en el interior de la mama, llega al pezón a través de unos tubitos conocidos como conductos galactóforos.


A los embriones que nacen por huevo, tienen glándulas que aportan  albumina al cigoto antes de ser puesto  para la nutrición del producto; estos huevos también son protegidos por glándulas que rodean al cigoto por una membrana  calcárea o  cutánea.

Placenta

Placenta
La placenta es un órgano vascularizado que atiende las necesidades de respiración y excreción del feto durante su desarrollo. La sangre fetal recorre los vasos del cordón umbilical y penetra en la placenta, cuya red capilar dactiliforme está envuelta en un tejido rico en sangre materna. En estas zonas de contacto, el dióxido de carbono y otros residuos metabólicos del feto pasan a la madre, al tiempo que desde ésta pasan al feto oxígeno y nutrientes. La sangre fetal y la sangre materna no se mezclan.


HOMOLOGÍA

En la etapa embrionaria el sexo no se puede distinguir, el embrión macho o hembra son indistinguibles físicamente, pero  cromosómicamente ya llevan una carga  genética. Las gónadas  masculinas y  femeninas se pueden observar  en etapas embrionarias tempranas, pero el macho y la hembra desarrolla  los dos órganos reproductores por duplicado, quiere decir que en un inicio el macho y la hembra tiene los dos sexos; uno de estos órganos, antes del nacimiento involuciona  y el otro órgano se desarrolla.

Existen casos de hermafroditismo, son casos de desarrollo anormal, donde se pueden apreciar genitales externos  de ambos sexos.