Mal de Parkinson

 Mal de Parkinson, músculos sin control

Mal de Parkinson, vivir y conocer a un enfermo del Mal de Parkinson, es verlo padecer día con día;   cuando come tirar la comida y avergonzarse de su situación, cuando sostiene un utensilio,  agitarlo sin control, no dormir, padecer de estreñimiento, ver su mirada triste y melancólicaMal de Parkinson, como recordado mejores tiempos, cuando podía salir  y disfrutar sin complicaciones el día.

Enfermedad incurable

El Mal de Parkinson, no sólo es una enfermedad incurable que impide la coordinación  del movimiento. Particularmente en las manos, provocando temblores y agitación inoportuna que les impide  comer  y conducirse con dignidad a quienes  lo padecen.

Muerte de neuronas

Los enfermos del Mal de Parkinson, paulatinamente sufren la muerte de cierta clase  de neuronas (células cerebrales) que producen dopamina.  Con ello las  células se ven imposibilitadas  de enviar los mensajes  que controlan el movimiento.

Los enfermos del mal de Parkinson, aparte de los violentos temblores, sufren discriminación, cansancio, depresión, incapacidad  y hasta vergüenza de su enfermedad.

A medida que pasa el tiempo  la enfermedad empeora y  se acentúan los síntomas de descontrol  motor, estreñimiento, ansiedad.  Sin que los medicamentos paliativos  sirvan para mejorar la calidad de vida  de los enfermos de Parkinson.

Este mal, suele presentarse  en personas mayores que rebasan los 50 años. Pero es más común en adultos mayores, es uno de los males más comunes del sistema nervioso, afectando  en mayor proporción a los hombres.  En las mujeres es menos frecuentes, pero existen numerosos casos.

El mal de Parkinson también es hereditario, sobre todo si se presenta en personas jóvenes; esta enfermedad, casi nunca se presenta en niños.

Farmacología

Al inicio de la enfermedad, el tratamiento con levodopa mitiga los incontrolables movimiento, pero al paso del tiempo y al acentuarse la enfermedad, dejan de responder a la levodopa. Esto es  fatal ante el hecho que los enfermos del mal de Parkinson deben  medicarse de por vida.

Carbidopa y levodopa contra el Mal de ParkinsonLos tratamientos para paliar los síntomas motores del Mal de Parkinson son numerosos;  el tratamiento con dopamina después de los 60 años, permite al organismos mejorar los síntomas motores, la  levodopa se transforma en dopamina y suple la deficiencia neurotrasmisora.

Levodopa contra el Mal de Parkinson

Al  uso de levodopa, suele incorporarse carbidopa  o benserazida como inhibidor periférico. Lo que aumenta la eficacia  y disminuyen los efectos secundarios y puedan llegar al cerebro antes de degradarse. Con la levodopa los pacientes  se benefician de 5 a 7años  antes de que se presenten complicaciones  y reacciones secundarias por su uso.

La levodopa es el tratamiento que eligen los neurólogos para tratar este mal, principalmente al inicio de la enfermedad.

En ciertos casos y después de severos análisis del neurólogo,  se utiliza la cirugía para el tratamiento del mal de Parkinson; los tratamientos  quirúrgicos son: son irreversible y reversibles.

El tratamiento irreversible consiste  en eliminar zonas  del cerebro que emiten señales descontroladas  dentro de la enfermedad de Parkinson, así se reducen los síntomas de  rigidez y temblores, estas  cirugías Mucuma Pruriens contra el Mal de Parkinsonmedievales, en l actualidad son muy raras.

La cirugía reversible, consiste en implantar  electrodos  y estimular eléctricamente ciertas áreas del cerebro, controlando los síntomas  del mal de Parkinson.

Existen remedios naturales para el tratamiento del Parkinson, como el ejercicio, dentro de las plantas naturales, la Mucuna Pruriens, una planta en forma de vainas y que ocasiona  terrible picazón en la piel, ha demostrado ser excelente suplente de la levodopa.