Saliva

Saliva. (Del lat. salīva). f. Líquido de reacción alcalina, algo viscoso, segregado por glándulas cuyos conductos excretores se abren en la cavidad bucal de muchos animales, y que sirve para reblandecer los alimentos, facilitar su deglución e iniciar la digestión de algunos

La saliva

La saliva es una mezcla  acuosa secretada  en mayor proporción por las glándulas salivales y las glándulas bucales menores; esta mezcla homogénea participan activamente en el inicio del proceso  la digestión, a la vez facilita que los alimentos puedan ser deglutidos. La saliva puede presentar diferentes variantes de acuerdo a el estado de salud de la persona.

A la vista la saliva  se presenta como un líquido claro y viscoso, el PH, entre 6 y 7  la hacen alcalina, su composición es principalmente de agua, conteniendo un 95% del vital líquido, más un 3% de sustancias orgánicas, el resto es de sales minerales compuestas  por grandes cantidades  de iones de potasio, bicarbonato, iones de cloro y sodio.

Esta secreción tan importante para las funciones de la deglución y en general para el cuerpo humano también contiene secreciones proteicas: una alfa-amilasa, secreción serosa rica en ptialina, la cual ayuda de manera importante a la digestión del almidón, también contiene  mucina, una secreción mucosas que sirve como lubricante mejorando  la masticación. ayudando  también al paso del bolo alimenticio por el esófago.

Las glándulas salivales secretan grandes cantidades de saliva, unos 0,5 ml de saliva por minuto; esta saliva  mantiene sanos y húmedos los tejidos bucales, ayudando a la eliminación de bacterias y gérmenes patógenos; la saliva también sirve para limpiar y arrastrar  las sustancias alimenticias que producen caries dentales, infecciones en los tejidos.

La saliva contiene también sustancias llamadas   enzimas proteolíticas  y anticuerpos proteicos, iones tiocianato que exterminan las bacterias  y gérmenes  existentes en la boca; el  PH de la saliva también contribuye  en la eliminación de bacterias.